¿Tiene preguntas? Tenemos las respuestas.

Aquí encontrará las preguntas más frecuentes sobre la infusión en el hogar y la IgIV. Sabemos lo difícil, confuso y aterrador que puede resultar para una persona que le diagnostiquen una enfermedad crónica que pueda requerir de una terapia de infusión. Esperamos que esto sea de utilidad para aquellos pacientes y familiares que estén buscando información sobre posibles tratamientos.

La terapia de infusión consiste en administrar un medicamento a través de una aguja o catéter. Esto se indica cuando existe una afección muy grave que no puede tratarse de manera efectiva con medicamentos orales, o cuando no existen terapias orales que satisfagan las necesidades del paciente. Generalmente, terapia de infusión significa que un medicamento se administra de forma intravenosa, pero también puede referirse a infusiones subcutáneas. Las terapias de medicamentos recetados que comúnmente se administran vía infusión son la inmunoglobulina (IgIV), antibióticos, antihongos, antivirales, quimioterapia, hidratación, manejo del dolor y nutrición parenteral. La terapia de infusión también se usa para tratar una amplia gama de enfermedades —a menudo crónicas, a veces extrañas— que requieren de la infusión de medicamentos especializados de manera semanal o mensual.

Entre las enfermedades que comúnmente requieren de la terapia de infusión se incluyen las enfermedades e infecciones neuromusculares, dermatológicas e inmunes que no responden a esteroides ni antibióticos orales, por ej. cáncer y dolores relacionados con el cáncer, deshidratación, enfermedades o trastornos gastrointestinales que impiden el funcionamiento normal del sistema gastrointestinal, y más. Otras afecciones que se tratan con terapias de infusión especializada pueden incluir: insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad de Crohns, hemofilia, artritis reumatoide y más.

Terapia de infusión especializada significa que se usan medicamentos de infusión especializados . El término especializados indica que se requiere de un alto conocimiento farmacéutico para administrar la terapia de forma segura en el hogar, así como para obtener el pago de terceros por la terapia recibida y coordinar las interacciones entre la farmacia de infusión y el servicio de enfermería a domicilio. El proceso de terapia de infusión especializada conlleva tareas complejas de solicitud, combinación, almacenamiento, entrega y supervisión.

Hasta la década del 80, los pacientes que recibían terapia de infusión debían permanecer internados en el hospital durante el transcurso total de la terapia. La gran necesidad de reducir los costos de atención médica, así como los nuevos desarrollos en la administración clínica de la terapia, condujeron a la creación de estrategias para administrar la terapia de infusión en otras condiciones. Para las personas que requieren una terapia a largo plazo, la atención hospitalaria no solo es extremadamente costosa, sino que también les impide retomar su estilo de vida normal y sus actividades laborales, y podría aumentarles el riesgo de contraer una infección intrahospitalaria.

Los avances tecnológicos que permitieron la administración segura y efectiva de terapias de infusión en el hogar, el deseo de los pacientes de retomar sus vidas normales y actividades laborales mientras se recuperan de la enfermedad, y la relación costo-beneficio de la atención en el hogar son todos factores importantes. Como resultado, la terapia de infusión en el hogar ha evolucionado para convertirse en una terapia médica integral mucho menos costosa que un tratamiento hospitalario.

Se ha comprobado que la infusión en el hogar es una alternativa segura y efectiva al cuidado hospitalario para muchas fases de enfermedades y terapias. Para muchos pacientes, recibir el tratamiento en su casa o en un centro de infusión externo es mucho mejor que permanecer internado.

Antes de iniciar la terapia de infusión en el hogar, se realiza una evaluación minuciosa del paciente y su hogar a fin de determinar si es un candidato apto para la atención en el hogar.

En la mayoría de los casos, un proveedor de terapia de infusión es una farmacia a “puertas cerradas” certificada por el estado que se especializa en proporcionar terapias de infusión en el hogar del paciente u otros sitios alternativos. La terapia de infusión siempre comienza con una orden de un médico calificado que esté a cargo del cuidado del paciente. Los servicios profesionales de farmacia, la coordinación del cuidado médico, los servicios de enfermería de infusión y los suministros y equipos se proporcionan para maximizar la eficacia y el cumplimiento normativo.

Las farmacias de infusión autorizadas deben cumplir con los requisitos de licencia y otras regulaciones que establecen las juntas farmacéuticas del estado, así como con las normas de acreditación que requiere la mayoría de los terceros pagadores. Las farmacias de infusión en el hogar también pueden brindar otros servicios y terapias profesionales.

Con relación a los medicamentos utilizados, la farmacia de infusión se asegura de que:

  • Los medicamentos se produzcan en un ambiente estéril.
  • Los medicamentos se mantengan a la temperatura adecuada y con una ventilación controlada para garantizar la esterilidad y estabilidad de la droga.
  • Los medicamentos se administren en la dosis correcta y de acuerdo con el cronograma establecido, por un enfermero(a) de infusión en el hogar altamente calificado(a).
  • Los medicamentos se administren mediante el uso de un dispositivo adecuado, normalmente una bomba electrónica.
  • Se utilice la solución de preservación adecuada entre dosis para mantener el buen funcionamiento del catéter IV.
  • Se controlen las reacciones adversas y la eficacia terapéutica de los medicamentos.

Las farmacias de infusión también proporcionan una amplia gama de servicios profesionales:

  1. Evaluación y admisión del paciente.
  2. Educación y capacitación.
  3. Planificación de la atención médica y coordinación con los médicos.
  4. Servicios de enfermería y coordinación con el pagador del paciente.
  5. Administración de la atención a cargo de farmacéuticos especializados en infusión.
  6. Resolución de problemas y supervisión del plan de tratamiento.

Y muchos servicios más, todos esenciales para que los pacientes de terapia de infusión obtengan los mejores resultados. También son esenciales los equipos especializados (bombas de infusión, etc.) y muchos de los suministros (como equipos de infusión intravenosa, jeringas, etc.) necesarios para la terapia de infusión. La farmacia de infusión también proporciona estos equipos al paciente y se ocupa de su mantenimiento en caso de ser necesario.

A fin de asegurar la administración segura y correcta de los medicamentos, los farmacéuticos de infusión brindan los siguientes servicios:

  • Evaluación integral del paciente, que incluye su historial médico, estado físico y mental actual, informes de laboratorio, estado cognitivo y psicosocial, apoyo de la familia o pareja, tratamiento indicado por el médico, medicamentos orales recetados y de venta libre que esté tomando.
  • Uso de procedimientos adecuados para la composición y distribución de productos de infusión estériles, tal como lo establecen las normas nacionales y las regulaciones estatales y federales.
  • Supervisar las interacciones de medicamentos e identificar posibles incompatibilidades con otras drogas, las dosis o el catéter.
  • Procedimientos integrales de admisión, que incluyen educar al paciente sobre el uso de equipos médicos desechables, almacenamiento y manipulación de los medicamentos, procedimientos de emergencia, manejo del equipo de acceso vascular, reconocimiento y notificación de reacciones adversas.
  • Plan de cuidado integral, que tiene en cuenta los problemas reales o posibles con el medicamento o el equipo; supervisión de la terapia según los objetivos específicos del paciente; y coordinación de las actividades con otros proveedores, tales como médicos y agencias de salud en el hogar.
  • Evaluación y supervisión continua del paciente a fin de evaluar la respuesta al tratamiento, complicaciones con la droga, reacciones adversas y cumplimiento normativo.
  • Revisión de los informes de laboratorio, según corresponda, y consultas con otros profesionales médicos para ajustar las órdenes de medicamentos si es necesario.
  • Mantenimiento de instalaciones físicas adecuadas para almacenar, preparar, dispensar y controlar la calidad de todos los medicamentos y equipos de infusión.
  • Educación continua de los empleados y actividades de validación laboral.
  • Mantener una acreditación activa con un organismo de acreditaciones autorizado. Este compromiso significativo permite a la farmacia de infusión asegurarles a las terceras partes que los servicios prestados a sus pacientes son de máxima calidad. Generalmente, también es necesario para brindar servicios terapéuticos a compañías aseguradoras y para cumplir con las regulaciones estatales y federales.
  • Programas para mejorar el rendimiento, que incluyen la recolección de datos clínicos, datos de percepción del paciente, tendencias y análisis de estos y otros datos de rendimiento, y evaluaciones de causa principal de todos los eventos centinela.
  • Los servicios especializados esenciales que se acaban de mencionar son cubiertos por la mayoría de los planes de seguro médico.

De acuerdo con las prácticas locales, regulaciones y disponibilidad de enfermeros de infusión calificados, es la farmacia de infusión o una agencia de enfermería afiliada quienes prestan los servicios de enfermería de infusión de forma directa. Junto con el personal de la farmacia de infusión, los enfermeros de infusión son miembros fundamentales del equipo de infusión y cumplen un papel importante para coordinar los planes de atención y otras actividades con la farmacia de infusión y el médico tratante. Cuando la terapia de infusión se brinda en el hogar del paciente, el enfermero de infusión se asegura de educar y capacitar correctamente al paciente y de supervisar su cuidado en el hogar. Los enfermeros de infusión cuentan con una formación y conocimientos especializados en la administración de medicamentos IV en el hogar u otros centros alternativos. Los servicios que suelen brindar incluyen la evaluación, educación y capacitación del paciente o cuidador, la inspección y asesoría sobre el hogar, la inserción del catéter y la evaluación del paciente.

Medicare parte B cubre algunos medicamentos IV para nutrición enteral y tratamiento del cáncer en el hogar, pero su criterio de admisión para realizar los pagos es complejo y a menudo no accesible para muchos pacientes dadas las condiciones clínicas reales. La mayoría de los medicamentos de infusión, incluidos aquellos que no están cubiertos por la parte B, pueden estar cubiertos por Medicare parte D, el beneficio de medicamentos recetados. Sin embargo, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (en inglés, CMS) han determinado que la parte D no tiene autoridad para cubrir los servicios, equipos y suministros relacionados con la infusión. En este sentido, recomendamos que hable directamente con un especialista en reembolsos para determinar si el medicamento y los servicios que le indicaron a usted de forma específica son elegibles, dado que el proceso de autorización de Medicare para las partes B y D pueden ser complejos.

Referencia:1. Información modificada de la Asociación Nacional de Infusión en el Hogar (National Home Infusion Association, NHIA): Preguntas frecuentes sobre la infusión. Disponible en: http://www.nhia.org/faqs.cfm. Se accedió el 10 de enero de 2011.

IgIV quiere decir inmunoglobulina intravenosa. Es un tratamiento de plasma purificado que contiene anticuerpos plasmáticos de donantes saludables, que son purificados a través de un proceso especial a fin de que la terapia sea segura y eficaz. La mayoría de los anticuerpos corresponden a la clase IgG, también llamada inmunoglobulina G o globulina gamma, los cuales neutralizan las toxinas que producen infecciones bacterianas y virales. Este paquete de respuesta inmunógena, obtenido de miles de pacientes, puede usarse para tratar enfermedades en las que el paciente tiene un sistema inmune de rendimiento más bajo que lo normal o, por el contrario, para pacientes que tienen un sistema inmune hiperactivo que ataca a partes de su propio cuerpo.

En el caso de trastornos por inmunodeficiencia, la IgIV se administra como terapia “sustituta” y proporciona los anticuerpos que el paciente no tiene o que son deficientes. En el caso de enfermedades neurológicas autoinmunes o dermatológicas, la IgIV proporciona anticuerpos sanos que bloquean los procesos inmunológicos e inflamatorios, y reúne a los anticuerpos solitarios y los saca de circulación.

La IgIV puede administrarse de manera intravenosa o subcutánea, que significa con una aguja directamente en la vena o a través de los tejidos de la piel. Su médico trabajará junto con un especialista farmacéutico de KabaFusion para determinar la dosis correcta y la mejor vía de administración de acuerdo con distintos factores específicos, incluido su peso, su estado físico y en qué medida la IgIV mejora o previene los síntomas. En muchos casos la vía final de administración para los trastornos autoinmunes es la vía IV, pero muchos pacientes con deficiencias inmunológicas pueden usar la vía subcutánea. Esto se basa principalmente en el tamaño de la dosis, la calidad de la piel del paciente y la cantidad de fluido requerido para cada administración.

Los pacientes con deficiencias inmunológicas pueden recibir su infusión de forma semanal o mensual. Sin embargo, para los pacientes con enfermedades autoinmunes, que suelen requerir dosis mucho mayores, el régimen inicial de dosificación suele dividirse en varios días y administrarse en períodos de infusión de 4 a 6 horas. Las dosis permanentes de pacientes autoinmunes pueden administrarse de forma semanal o cada dos semanas. Con relación a la frecuencia de las infusiones, controlaremos su respuesta específica a la terapia y desarrollaremos y coordinaremos con su médico un régimen terapéutico individual. Para obtener los mejores resultados, la IgIV debe ser administrada, examinada y controlada por un experto clínico.

La IgIV se usa para tratar una variedad de enfermedades autoinmunes, enfermedades idiopáticas (de causa desconocida) e infecciones. 

Usos aprobados por la FDA

La Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. ha aprobado el uso de la IgIV para las siguientes siete afecciones:

  • Polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (PDIC)
  • Púrpura trombocitopénica inmune (PTI)
  • Inmunodeficiencia primaria (IDP)
  • Inmunodeficiencia secundaria en leucemia linfocítica crónica
  • Neuropatía motora multifocal (NMM)
  • Infección pediátrica con el virus de inmunodeficiencia humano (VIH)
  • Enfermedad de Kawasaki
  • Enfermedad de 'injerto contra huésped' en un paciente adulto con trasplante de médula ósea

Las primeras cuatro afecciones representan el 70% de los tratamientos con IgIV.[1][1]

Otros usos:

Dado el amplio espectro de acción que tiene la IgIV, también puede usarse para tratar muchas otras afecciones.

Referencias:

1.Darabi, K., O. Abdel-Wahab y W.H. Dzik, “Current usage of intravenous immune globulin and the rationale behind it: the Massachusetts General Hospital data and a review of the literature” (Uso actual de la inmunoglobulina intravenosa y la lógica detrás de ello: datos del Hospital General de Massachusetts y revisión de la literatura). Transfusion, 2006. 46(5): p. 741-53. Medline.

La mayoría de los efectos secundarios son leves, pasajeros, autolimitados y no requieren que se suspenda la terapia.[1] Afortunadamente, la mayor parte de los pacientes que sufren efectos secundarios pueden mejorar disminuyendo la frecuencia de las infusiones. La medicación preventiva con acetaminofeno, antihistamínicos o algún esteroide ocasional también puede ayudar a reducir los efectos secundarios.[2] Se desarrollará un protocolo de infusión personalizado para cada paciente según su estado clínico específico a fin de minimizar los posibles efectos secundarios.

Referencias:

1. Bertorini TE, Nance AH, Horner LT, Greene , Gelfand M, Jaster JH. Complications of intravenous gammaglobulin in neuromuscular and other diseases (Complicaciones de la globulina gamma en trastornos neuromusculares y otras enfermedades). Muscle Nerve 1996;19: 388-391. 2. Ippoliti C, Williams LA, Huber S. Toxicity of rapidly infused concentrated intravenous immune globulin (Toxicidad de la inmunoglobulina intravenosa concentrada con administración rápida). Clinical Pharmacology 1992;11:1022-1026.

Los costos de la IgIV varían ampliamente según cada paciente. El costo depende de la dosis indicada, que se basa en el peso del paciente, la marca de la IgIV utilizada, el lugar donde el paciente recibe la infusión (hospital, consultorio médico, hogar de ancianos o residencia del paciente) y la duración del tratamiento.
* comuníquese con su farmacia de KabaFusion para obtener más información sobre los costos según su enfermedad específica..

La mayoría de los seguros médicos —privados y del gobierno, incluidos Medicare y Medicaid— brindan cobertura para la terapia de IgIV. Sin embargo, cada uno tiene sus propias reglas con respecto a qué enfermedades tienen cobertura y dónde se debe administrar la IgIV (hospital, consultorio médico, hogar de ancianos o residencia del paciente). Muchas compañías de seguros requieren de una pre-autorización antes de comenzar el tratamiento de IgIV. En los casos en que se usa la terapia de IgIV de modo no indicado (para fines de experimentación o investigación), muchos planes de seguro médico requieren una autorización específica para cada caso.

 

Importante: el contenido de este sitio web no sustituye al consejo profesional, el diagnóstico o el tratamiento de un médico. KabaFusion no recomienda ni avala ninguna prueba específica, producto, procedimiento u otra información contenida en este sitio web. Consulte nuestra sección de Términos de uso para obtener información detallada.

es_COSpanish
en_USEnglish es_COSpanish