Nutrición parenteral se refiere a la administración de calorías y nutrientes directamente dentro de la vena (vía intravenosa o IV). Existen muchos tipos de nutrición parenteral, incluida la administración de calorías de carbohidrato como azúcar simple en una solución IV o la administración de distintos tipos de nutrientes, incluidos carbohidratos, proteína, grasa, electrolitos (por ej. sodio y potasio), vitaminas y oligoelementos (por ej. cobre y zinc). La nutrición enteral suele referirse a cualquier método de nutrición que utilice el tracto gastrointestinal para administrar parte o la totalidad de las necesidades calóricas del paciente. Puede incluir una dieta normal por vía oral, el uso de suplementos líquidos o el suministro de parte o la totalidad de las necesidades diarias por vía de una sonda.

Hay muchos casos en los que debe administrarse una nutrición parenteral y enteral, incluidos trastornos gastrointestinales tales como una obstrucción intestinal, síndrome de intestino corto, enfermedad de Crohns y colitis ulcerosa, así como ciertos tipos de cáncer o pacientes comatosos. Aunque la nutrición enteral es siempre la opción preferida en caso de ser posible, algunas personas pueden tener diversos problemas médicos que dificulten el uso seguro del tracto gastrointestinal. O bien, puede que el funcionamiento actual del tracto gastrointestinal no alcance para satisfacer sus necesidades calóricas y nutricionales. En tales casos, puede ser necesaria la nutrición parenteral por vía IV para ayudar a que el paciente permanezca hidratado y suministrarle calorías y otros nutrientes que promuevan el crecimiento y desarrollo —o mantenimiento— del buen estado físico y su funcionamiento.

La cantidad, tipo y vía de nutrición se establecen específicamente para cada paciente con el objetivo de lograr mejores respuestas, minimizar las infecciones y ayudar al paciente a vivir una vida lo más normal que sea posible.

Muchas personas continúan trabajando y llevan una vida muy plena y productiva mientras reciben su tratamiento de nutrición parenteral. El mayor determinante será el nivel de enfermedad que ha causado el problema gastrointestinal subyacente, así como los síntomas actuales. Cada paciente debe evaluarse de forma individual para conocer sus deseos y su estado médico general, y luego determinar si es apto para trabajar.

Importante: el contenido de este sitio web no sustituye al consejo profesional, el diagnóstico o el tratamiento de un médico. KabaFusion no recomienda ni avala ninguna prueba específica, producto, procedimiento u otra información contenida en este sitio web. Consulte nuestra sección de Términos de uso para obtener información detallada.

es_COSpanish
en_USEnglish es_COSpanish